Spidey Literario: Africanus, el hijo del cónsul

Aviso: el siguiente post contiene spoilers del libro

Como mencioné en la anterior entrada, comentaré cada uno de los libros de Escipión de Posteguillo de manera independiente. Comenzamos con el primero de la trilogía:

Africanus, el hijo del cónsul

africanus el hijo del consul

En este primer libro se narra principalmente la infancia de Escipión y su juventud, incluyendo su formación como ciudadano romano, su adiestramiento como militar y sus primeras experiencias y hazañas en el ejército romano como comandante menor y finalmente general. La novela comienza con el nacimiento de Escipión hijo (su padre se llamaba exactamente igual: Publio Cornelio Escipión) y la herencia de Aníbal del mando del ejército cartaginés tras la muerte de su padre en la península ibérica. En “Africanus, el hijo del cónsul” se pueden encontrar algunos de los episodios más conocidos de la 2ª Guerra Púnica, entre los que destacan  la invasión de Italia por Aníbal tras partir de Iberia, recorrer la Galia y cruzar los Alpes en pleno invierno(perdiendo a casi todo sus elefantes en esta empresa y a muchos otros hombres por el camino), las primeras derrotas de Roma frente al ejército cartaginés (Batallas del Trebia y del lago Trasimeno) o el desastre de Cannas.

Esta batalla está considerada una de las más sangrientas de toda la historia y una de las derrotas más importantes de Roma, en la que el ejército cartaginés aniquiló al contingente romano sin piedad, que era mucho más numeroso, sufriendo muchas menos bajas proporcionalmente. Tras las primeras derrotas ante Aníbal y con éste paseándose por la península de Italia, saqueando sus tierras y destruyendo el sustento de Roma, el Senado decidió reunir un gran ejército con el que hacer frente a Aníbal y expulsarlo de su territorio. Para ello reunieron unos 80.000 infantes y 6.000 jinetes de caballería (entre los que se encontraba Escipión como oficial de una pequeña unidad) formando dos ejércitos consulares al mando de Terencio Varrón y Lucio Emilio Paulo (padre de la que sería la mujer de Escipión). Este último punto fue una de las claves en la derrota romana ya que por aquel entonces cada uno de los cónsules alternaba el mando del ejército cada día. En el momento de la batalla, Aníbal situó a sus tropas formando una media luna y presentando su centro a los romanos mientras que éstos formaron en línea con el despliegue manipular típico de aquella época. Con el transcurso de la misma y el empuje de los romanos en el centro, junto al avance de la caballería cartaginesa, situada en los flancos, el contingente cartaginés envolvió a las legiones romanas tomando una forma de U, impidiendo la huida de gran parte del ejército y masacrándolo.

cannas_inicio

Despliegue inicial en Cannas

cannas_final

Doble flanqueo cartaginés

El resultado de esta batalla y de las anteriores derrotas implicó un encendido debate en el plano político, en el que destacan los enfrentamientos en el Senado entre los partidarios de Quinto Fabio Máximo, que lograría ser nombrado dictador y enfrentar a Aníbal por primera vez con tácticas de desgaste, y sus oponentes, entre los que destacan la familia de los Escipiones y los Emilio Paulos, que querían llevar la guerra al enemigo para forzarlo a salir de Italia. En un ámbito más mundano, en paralelo a todos estos acontecimientos, Plauto persigue su sueño. Para cumplirlo se verá obligado a enrolarse en el ejército o trabajar duramente para ganarse el pan que le permita crear su tan ansiada obra de teatro y alcanzar la cumbre en un pueblo en el que el teatro no está del todo bien visto al considerarse una costumbre típicamente griega.

Con el avance de estos hechos, Escipión va adquiriendo una mayor importancia hasta que, tras otro enfrentamiento reñido en el Senado,  consigue que le nombren general a la temprana edad de 24 años (tras intentar obtener el cargo de procónsul de manera infructuosa) y le otorguen el mando de un ejército para atacar a Cartago en la península ibérica, con el que realizará una de sus mayores gestas que representa el momento cumbre del libro: la conquista de la ciudad de Qart Hadasht (posteriormente Cartago Nova), centro neurálgico de Cartago en Iberia. Aunque no se puede asegurar con certeza, el historiador romano Polibio menciona que Escipión y su ejército recorrieron a marchas forzadas el camino entre Tarraco y la ciudad cartaginesa en 7 días mientras la flota seguía la costa a su ritmo cargando las provisiones¹. Así, dado que los ejércitos de Cartago se encontraban desperdigados por la península, Escipión se aseguraba golpearle a sus oponentes donde más les doliera y menos se lo esperaran. Con este golpe de mano, Escipión logra el dominio estratégico sobre Cartago en Iberia, además de la eterna confianza de sus hombres y comienza a hacerse querido por el pueblo, para desdicha de sus enemigos políticos.

Y así termino la reseña de este libro🙂. Muy pronto la del siguiente: “Las legiones malditas”.

Un saludo de vuestro amigo y vecino.

1: Suponiendo una distancia de 500 km y echando cuentas sale a 70km por día, una cifra un poco descabellada, aunque teniendo en cuenta que las legiones del imperio, en las que cada soldado cargaba con sus provisiones, eran capaces de recorrer 50 km a marchas forzadas la cifra real no se debió alejar demasiado de los 7 días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s